0 items- ¢0.00

CONTÁCTANOS

Déjanos tu mensaje o escríbenos a info@airesdecampo.com

CENTRO DE ATENCIÓN TELEFÓNICA

Utiliza la ventaja que te ofrece el Centro de Atención Telefónica Aires de Campo para atenderte como lo mereces, llámanos desde la comodidad de tu hogar u oficina.

Acerca de

Las cosas que son buenas nos atraen de inmediato y el caso de los alimentos existen detalles que hacen las grandes diferencias, así sabemos que lo bueno es sembrar sin plaguicidas, lo bueno es cuidar el agua, lo bueno es no usar químicos, lo bueno es apoyar a las comunidades, los productores y sus familias, lo bueno es llevar productos a la mesa que son naturales, lo bueno es usar métodos artesanales, lo bueno es criar a los animales sin hormonas, lo bueno es cuidar el planeta y nuestro entorno, lo bueno es desear el bienestar de los demás, lo bueno es hacer cosas buenas. Así somos en Aires de Campo.

Interior_2

 

BUENOS DE ORIGEN

VÍNCULOS DE VIDA

Desde un inicio la relación entre todos los habitantes del planeta era más cordial. Hermanados en el crecimiento de las civilizaciones, los hombres aprovecharon los recursos naturales que estaban frente a ellos. Siempre pareció obvio que para que existiera un equilibrio en el mundo, la relación entre los animales, la vegetación y la humanidad debía ser –sobre todo, una relación de respeto.

Interior_1

Incluso en entornos aparentemente opuestos, como el campo y la ciudad, aún se extienden lazos de comunicación, de trabajo y de pensamiento que sustentan el progreso del hombre y de su entorno. Sin embargo, estos lazos se han elongado más de la cuenta y el hombre ha olvidado su relación con otras formas de vida. Aún en épocas de pleno progreso científico y tecnológico, los lazos que deberían fundarse en el respeto mutuo y en la promoción del desarrollo equitativo de todos los seres vivos, se han debilitado. Al recordar y reconectar estos lazos, tejemos de nuevo la trama de la vida; estamos cuidando al mismo tiempo de nuestras familias y de nuestro entorno natural, ya sea en el campo o en la ciudad.

Fortalezcamos pues los vínculos de vida que aún existen entre todos nosotros: humanos, animales y vegetación, reivindiquemos el valor de la tierra y cosechemos gustosamente los frutos del respeto y la fraternidad. Hagamos de nuestro planeta el santuario de vida que siempre ha debido ser.