0 items- ¢0.00

CONTÁCTANOS

Déjanos tu mensaje o escríbenos a info@airesdecampo.com

CENTRO DE ATENCIÓN TELEFÓNICA

Utiliza la ventaja que te ofrece el Centro de Atención Telefónica Aires de Campo para atenderte como lo mereces, llámanos desde la comodidad de tu hogar u oficina.

Pan de quinoa orgánica y chía

Mar 04, 2017

Foto: Coma orgánico

Disfruta de este delicioso pan elaborado a base de quinoa y chía orgánica Aires de Campo. Libre de gluten, con omega 3 y fibra.

Ingredientes 

  • 2 tazas de quinoa orgánica Aires de Campo
  • 1/2 taza de semillas de chia orgánica Aires de Campo
  • 1/4 de taza de linaza
  • 1/2 taza de una mezcla de semillas de ajonjolí, calabaza, girasol
  • 1 taza de agua (para remojar la chia y linaza)
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de sal fina Aires de Campo
  • 3 cucharadas de jugo de limón orgánico
  • 2 cucharaditas de miel de abeja orgánica Aires de Campo
  • 1/4 de taza de aceite de oliva extra virgen Aires de Campo

Procedimiento

Deja reposando la quinoa orgánica Aires de Campo en un recipiente con agua y tapado en refrigeración por 12 horas.

Deje reposando la chia orgánica Aires de Campo y la linaza en 1 taza de agua revuelva un par de veces y deje reposando por unas horas también.

Precalienta el horno a 325° F. Pasa la quinoa por un colador y elimina todo el agua.

Deja unos minutos en el colador para que se seque bastante. En el procesador de alimentos, mezcla la mitad de la quinoa remojada, la chia (va a estar hecha gel), bicarbonato de sodio, miel, aceite de oliva, jugo de limón y sal.

Mezcla hasta que esté hecha una masa homogénea (3-4 minutos aprox.).

Agrega la otra mitad de la quinoa y las semillas.

Pulsa unas cuantas veces para que se mezclen con el resto de la mezcla.

Deben verse todavía los granitos de quinoa medio destruidos. (Si los manipulas más de la cuenta podría echar a perder la textura).

Vierte la mezcla en un molde para pan.

Horne a por 1 hora y media o hasta que un palito salga limpio al insertarlo en el centro. Deja enfriar completamente.

Cubrelo de papel aluminio en refrigeración por una semana y media.

Para comerlo, corta rebanadas delgadas y tuesta en un horno o tostador de pan.

¡Disfruta!